EL SOUNDTRACK DE MI VIDA

Amparo Ochoa - "Eso de jugar a la vida"

Durante mi etapa de niño escuché a Alberto Cortés, Facundo Cabral, Atahualpa Yupanki, Óscar Chávez, Tehua, Amparo Ochoa y Salvador “El Negro Ojeda”, entre otros, que era la música preferida de mi hermano mayor, Lorenzo, economista por la UNAM, y que trabajaba en la Secretaría de Comunicaciones y Transportes. Cada quincena llegaba cargado con novedades musicales, en discos de acetato, tamaño pizza familiar, que inmediatamente ponía en el tocadiscos verde, que después fue sustituido por una gran consola de madera brillantemente barnizada, que incluía radio AM y FM, además de guardadiscos y portavasos. De la colección de discos de mi hermano, mi preferido era uno de Amparo Ochoa y en especial la canción que más me gustó, desde que la escuché por primera vez, fue “Eso de jugar a la vida”, que cantaba Amparo Ochoa. Me agradaba la interpretación de la cantante, una voz aguda, pero a la vez con mucho sentimiento, y la letra de la canción. Imagínense ya a los ocho años de edad pensaba que en la vida habría claroscuros. Posiblemente, de alguna manera, sin quererlo, me programé para ello.

Scroll to Top